Lo Ultimo

Segunda corrida de toros de la Feria Internacional de San Sebastián

Foto Cortesía  Jhonny Parra
VicVennoticias.-Esta tarde se llevó a cabo la segunda corrida de toros de la Feria Internacional de San Sebastián (FISS) 2020, en la Plaza Monumental de Pueblo Nuevo, escenario en donde se cortaron cinco orejas.
El torero español, David Galván, y su homólogo venezolano, Jesús Enrique Colombo, salieron a hombros con par de apéndices cada uno, mientras que el granadino David Fandila «El Fandi», aportó una para la causa, lidiando toros de Rancho Grande y El Prado.
Duelo de banderillas

El momento del día se lo llevaron los diestros «El Fandi», sin desmeritar la memorable actuación de Galván, al ofrecerle a los tres cuartos de plaza un verdadero espectáculo con los reiletes.

Ambos compartieron suerte personal y banderillearon como era de esperarse, inmensamente.

Otro oreja al repertorio
«El Fandi», le cortó un apéndice a su primero. Lo trabajó con buenas tandas de derechazos, naturales y manoletinas, sin olvidar los pases en redondo.
Un burel rápido y aguerrido se prestó a esta fiesta.
Culminó con rodilla en arena y muleta en mano, para posteriormente propinarle un certero espadazo.
Finalmente, el presidente de la Comisión Taurina le concedió una oreja.
Con su segundo no tuvo la misma dicha y quiso remediarlo con desplantes. El astado no se comportó a la altura de la cita. «El Fandi» fue hasta el descabello.
Foco de atenciones
A Galván la dicha no lo acompañó con su primera res; quedadisa, mansa y traicionera. Lo llegó a revolcar por confiado.
Ahora, la historia fue diferente con el quinto de lidia ordinaria, a quien le propinó la mejor faena del sábado.
Mutó entre la torería clásica y la pasional, pues fue sobrio, señorial en sus momentos, pero nunca dejó a un lado el arrojo y la pasión que transmitió a los tendidos de la «Monumental Plaza de las Emociones».
Al buen animal, noble pero respondón, lo mató con un gran espadazo que lo llevó a resentirse; meritorio de dos trofeos.

Colombo de a dos, Jesús Enrique Colombo no se quedó atrás y respondió contándole dos orejas al último de día.


Buena faena a su primero. Desplegó el talento con el que nos tiene acostumbrado, más sin embargo no fue certero en la toledana y terminó en el descabello.


Para el sexto cerró con broche de oro; dos apéndices a mérito propio.
Lento, quedado y distraido, el tauro rehusaba al embiste pero Colombo tuvo paciencia y lo fue llevando hasta sacarlo del letargo en el que se encontraba.

Se ganó a Pueblo Nuevo, encendió los tendidos e hizo pan de la nada.

Para colmo estoqueó con un pepinazo hasta la cinta y que apenas le dejó segundos de vida a su cornúpeto… par de orejas.

Hoy domingo serán lidiadas 6 reses de Laguna Blanca para el francés Thomas Duffou, y los criollos Fabio Castañeda y Jesús Enrique Colombo. La Nación 

No hay comentarios.