Lo Ultimo

Los Gochos, los judíos andinos!



Develando las huellas hebraicas en El 
Táchira

VicVennoticias.-El mismo vocablo gocho con que orgullosamente se identifican actualmente los tachirenses tiene raíces hebreas, todos conocen el apelativo de “marranos” que se les dio a los judíos conversos. Esta palabra procede del árabe muḥarrám y su significado original era cosa prohibida, lo anterior con relación a la proscripción del consumo de cerdo en la religión musulmana y judía.

A partir de la expulsión, tanto de judíos como de musulmanes de España, se empezó a utilizar el vocablo marrano como un insulto hacia los judeoconversos y moriscos o moros para los musulmanes; entre los sinónimos para referirse al cerdo en algunas regiones de la península ibérica se encuentra puerco, cochino, lechón, marrano y gocho, sólo hace falta hacer clic en el mouse sobre la palabra gocho y buscar sus sinónimos para comprobarlo.
Para el Dr. Samir Sánchez profesor de la Universidad Católica del Táchira, la palabra Gocho en el caso venezolano y andino es polisémica, sin embargo afirma que desde el campo de la etimología histórica, es un adjetivo coloquial que deriva a su vez de una voz onomatopéyica peninsular –documentada desde la Edad Media–de quienes criaban cerdos. En Castilla, llamaban a sus piaras, para alimentarlos, con la voz “gocho-gocho” según el Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Madrid.
Por su parte la conocida escritora tachirense Leonor Peña autora de las próximas referencias, se propuso rastrear el significado de la palabra Gocho y encontró entre otras acepciones que “…en las provincias de la meseta castellana en el año cuatrocientos es sinónimo para decir judío, y que mil años después señaló a los Judíos conversos, expulsados de España […] porque seguían cumpliendo a escondidas con su ceremonias y costumbres prohibidas por la liturgia católica […]
Profundizando en el asunto la autora decide acudir “al testimonio docto de quien nos alecciona con su sabiduría sobre el Táchira, recurrí al Sumo Pontífice de nuestra historia, Ramón J. Velásquez, para indagar bajo qué significado conoce él la palabra gocho y entonces me dio referencias exactas, de los primeros años del siglo veinte cuando se decía de algunos tachirenses muy guardados y ahorrativos, en reclamo, por decir no sea tacaño: no sea judío, no sea gocho”.
Seguidamente refiere “Indudablemente que la venganza de los caraqueños que padecieron el hierro de los dictadores tachirenses, hizo que nos señalaran despectivamente, tomando la palabra que la soldadesca de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez regó por los barrios y parroquias de Caracas, como indicativo de judío o tacaño, y así mismo les sirvió, en otro juego de palabras, llamarnos con el derivado despectivo de chácharos en alusión a los valerosos Chácaros, palabra que quiere decir, como explicó en su glosario Luis Felipe Ramón y Rivera, cochino de monte.
Por sobre pasiones y razones, gocho es sin duda, sinónimo de judío, de tacaño, de prohibido y para gusto de la venganza centrana contra el Táchira, algunas veces de marrano.
Hay otra acepción en menor presencia, relacionada con las orejas pegadas, producto del uso de sombreros para el frío, que algunos dicen son indicativo de cerdo y que prefiero indudablemente a las de burro; así como a un gorro o capucha para el frío, que en otros Andes, no en los nuestros, es usado con orejeras.
Hasta 1988 fue considerado ofensivo, “dirigido específicamente a los tachirenses por la vindicta caraqueña” no obstante; la campaña publicitaria del entonces ex Presidente Carlos Andrés Pérez lo convirtió en gentilicio, cuando al querer reelegirse promueve el slogan: “El gocho pal 88, CAP asumió como bandera, el ser de esta región […] Entonces dejamos de ser los gochos, despectivamente tildados en vínculo a una policía matonil o a una guardia sagrada dictatorial, [o al marrano] para ser los paisanos del líder…”
Por su parte el historiador Temístocles Salazar apunta, “los tachirenses asimilaron con tal intensidad esa cultura judía que hasta el propio término “GOCHO” tiene reminiscencia judaica”.
Como vemos La palabra gocho sufrió varios cambios semánticos, de su significado inicial en referencia al animal, pasó luego a denominar peyorativamente al judío forzado a convertirse al catolicismo por la inquisición y que pasó al nuevo mundo hasta nuestros páramos.
Con la Revolución Liberal Restauradora los andinos ponen el Táchira en el mapa venezolano, ordenan, unen y pacifican al país con mano de hierro por cinco décadas.
Los afrancesados caraqueños de la época se aterran cuando ven entrar a los gochos. Los califican como unos personajes barbudos, de maneras toscas y que escupen sangre (creían que el escupitajo de chimó era sangre). A mi juicio, es aquí cuando el vocablo se convierte en gentilicio, pero seguirá teniendo una connotación despectiva.
Sin embargo la expresión Gocho fue evolucionando y desde hace más de tres décadas el tachirense se reconcilió con “el apodo”. De allí parte su nuevo sentido significante. En la actualidad, gocho es nuestra manera de reconocernos como andinos tachirense y de las cualidades por las cuales somos admirados en el país, y con la diáspora, en el mundo.
El gocho es una persona que lo da todo por su familia, trabajador, ahorrativo, organizado, apegado a sus orígenes, inteligente y con don de mando…
¿Yo estoy orgulloso de ser un gocho, y Ud.?


Historiador de la Comunidad Judía del Táchira

2 comentarios:

  1. Los tachirenses considerados los judios de Venezuela, hemos sido llamado "gochos" en referencia a judío, por nuestra vocación de trabajo y ahorro. Vocación que asumimos con orgullo y nos viene por herencia de los españoles que colonizaron el Tachira, casi todos judíos coversos

    ResponderBorrar